ABANDONED PLACES: THE WITNESS AND THE HERMIT

“ El miedo al abandono, amontona basura emocional y nos lleva a la decadencia.”

El miedo a la soledad provoca melancolía y hace que corramos detrás de fantasmas y castillos de humo.

Desde pequeños nacemos con el miedo al abandono, lo cual hace que nos aferremos a situaciones y cosas. Nos apegamos a objetos que nos pesan y mantenemos relaciones que ya no nos aportan nada. Esto acumula basura emocional que se amontona y no deja paso a lugares y momentos sanos.

La testigo es mi compañera Lupita, que observa fiel y en silencio sin juzgar.

Las obras fueron creadas en oficinas, villas, prostíbulos abandonados y en mi hogar.

©2020 by Mónica Vázquez Ayala.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now