EL OJO DORMIDO DE DIOS
(Sobre la adopción 1ª parte)
El laberinto en algunas culturas simboliza el sentimiento de extravío y también el alejamiento de la fuente de la vida y la consiguiente necesidad de buscar el centro para retornar a ella.
Para el fondo de la obra he construido una caja de 2x3m intervenida con pintura acrílica y tiza.

Obra para la exposición sobre la adopción "corazón negro, corazón blanco",

CARDUMEN

(Sobre la adopción 2ª parte)

EL OJO DORMIDO DE DIOS/CARDUMEN

Meditar sobre la adopción para una exposición comisariada por el artista Antonio Yesa, me llevó al abandono y buscando sobre el abandono me topé con el laberinto:

El laberinto en algunas culturas, simboliza el sentimiento de extravío, el alejamiento de la fuente de la vida, el objeto perdido… para mi, simboliza la vida.

Desde la infancia nos acompaña la sensación de abandono y de soledad y esta se hace más llevadera encontrando un espacio en tu “cardumen”.

Los delfines simbolizan la salvación(en algunas culturas)… para mi simbolizan (en grupo) el dejarse llevar, el estar arropada y la belleza de la unidad.

Así que uní la imagen y la sensación que me quedó de unos videos sobre ballenas adoptando un delfín, con el laberinto, en la obra a color “Cardumen”.

La obra en B/N es la misma persona, la misma vida, el mismo sentimiento de soledad y abandono, pero sin haberse topado con el alma que la acompañe.

Tenemos el poder de aliviar el sufrimiento, de facilitar la vida y de multiplicar la alegría a los demás seres. “El Ojo Dormido de Dios”, hace referencia a estas personas que no usan ese poder.

El sentimiento de unidad y de empatía es el más bello y reconfortante que pueda haber y ese sentimiento lo tenemos todos en alguna parte.

©2020 by Mónica Vázquez Ayala.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now