ABOUT THE MOON

Para convertirme en recepción total, tuve que negarme a dar.

Desde pequeña, con luna llena, sentía que no me podía perder tanta belleza. Como solución, colocaba la cama debajo de sus rayos y me quedaba el mayor tiempo posible despierta hasta caer rendida.

 

La luna es símbolo de feminidad, receptividad, intuición, fecundidad y soledad. Está ligada a los ritmos biológicos, al agua, a las mareas, a los ciclos femeninos y al paso de la vida a la muerte.

También es la testigo perpetua.

 

Si la luna hablara:

Extractos de texto de La vía del Tarot por Alejandro Jodorowsky:

Cuanto más entráis en mí, más os atraigo.

 Caí en mí misma cada vez más hondo. Me perdía descendiendo hacia ningún sitio, hasta que al final, “Yo”, la oscura, dejé de ser. O mejor: era una concavidad infinita, una boca abierta que contenía toda la sed del mundo. Una vagina sin límites convertida en aspiración total. Entonces, en esa vacuidad, en esa ausencia de contornos, pude por fin reflejar la totalidad de la luz. No la luz que engendra sino la que ilumina.

Para convertirme en recepción total, tuve que negarme a dar.

Soy el espejo universal, cada cual puede verse en mí.

 

©2020 by Mónica Vázquez Ayala.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now